Noticias

Nos importa multiplicar el concimiento

La donación de sangre es muy segura. (Véase también Introducción a la transfusión de sangre.) La totalidad del proceso de donar sangre (es decir, sangre con todas las células que contiene) dura cerca de 1 hora.

Las normas varían según los países, pero generalmente los donantes de sangre deben tener al menos 18 años de edad y un peso mínimo de 50 kg. Además, deben gozar de buena salud se les mide el pulso, la presión arterial y la temperatura, y se examina una muestra de sangre para comprobar que no tienen anemia. Se les hace una serie de preguntas sobre su salud y los factores que puedan afectarla, y sobre los países que han visitado. Determinados trastornos y factores pueden descalificar de forma permanente o temporal a las personas para donar sangre. Los factores típicos de descarte son aquellos que podrían hacer que la donación supusiese un peligro para el donante, o que existiese el riesgo de transmisión de una enfermedad para el receptor. La decisión de aceptar o rechazar a un donante puede ser complicada. La Cruz Roja Americana ofrece información detallada en su página web.

¿Sabías que...?

Muy pocos trastornos descalifican permanentemente a las personas para ser donantes de sangre.
Muchas personas pueden finalmente dar sangre, incluso si son descalificados al principio, porque la mayoría de las circunstancias descalificadoras son temporales.
La sangre donada se analiza para detectar muchas infecciones, por lo que la probabilidad de contraer una enfermedad a partir de sangre donada es muy pequeña.

Generalmente, a los donantes no se les permite donar sangre más de una vez cada 56 días. La práctica de pagar a los donantes de sangre ha desaparecido casi por completo, porque incentivaba a los necesitados a presentarse como donantes y algunas de estas personas faltaban a veces a la verdad negando padecer cualquiera de las enfermedades que los inhabilitaba como donantes.

La persona considerada aceptable como donante de sangre se sienta en una silla reclinable o se tumba en una camilla. Un miembro del personal médico examina la superficie interior de la articulación del codo y determina la vena para la extracción. Después de limpiar el área en la inmediata cercanía de la vena escogida, se introduce una aguja en ella y se deja instalada temporalmente, asegurándola con un apósito estéril. Es normal que, cuando se introduce la aguja, se experimente una sensación punzante, pero el procedimiento es indoloro. La sangre fluye a través de la aguja y entra en una bolsa colectora. El procedimiento para la recolección de la sangre solo dura unos 10 minutos.

La cantidad estándar de sangre donada es de unos 450 mL. La sangre recién obtenida se sella en bolsas de plástico que contienen conservantes y un compuesto anticoagulante. Se procede a examinar una pequeña muestra de cada donación para detectar microorganismos infecciosos que pueden causar sida, hepatitis vírica, otros trastornos víricos determinados y sífilis.

TABLA

Algunas enfermedades que descalifican a las personas para ser donantes de sangre, Ver Cuadro